Ayuda
bacteria[bacterium, bacteria]
f. (Microbiol.) Hoy día se consideran bacterias todos los procariontes (es decir, organismos con células sin núcleo y con pequeña pared celular), que a su vez se dividen en Eubacterias y Arqueobacterias. La distinción entre Eu- y Arqueobacterias es importante; todas las células vivas pertenecen a uno de los tres grandes reinos: Eucariotas, Arqueobacterias y Eubacterias. Por otra parte, no todas las bacterias tienen forma de bastón (significado del término en griego); morfológicamente, las bacterias pueden ser: cocos (esféricos), bacilos (en forma de bastón) y espirilos (de formas onduladas).
lat. cient. bacterium [baktēr-i(o)- βακτήρ-ιον gr. 'bastoncito', gr. cient. 'bacteria' + -a [neutro pl.] gr. y lat. ]
Leng. base: gr. Antigua reintroducida con cambio de significado. Nuevo significado acuñado en 1828 en lat. cient. por C.G. Ehrenberg. El plural de bacterium, muy habitual en esta palabra, es bacteria que es la forma esp. del sing., quizá por influjo de fr. bactérie. No todas las bacterias tienen forma de bastón (significado del término en griego); morfológicamente, las bacterias pueden ser: cocos (esféricos), bacilos (en forma de bastón) y espirilos (de formas onduladas). Imagen sobre los tipos de bacterias y sus formas.
documentación reciente de bacteria           documentación histórica de bacteria
>> ir al comentario >>
Esta palabra también aparece en las siguientes entradas:
acetobacteria; Actinomicetos; actinomicina; actinomicosis; aerobióscopo; aglutinina; antiblástico, ca; antimicrobiano, na; ántrax; Arquea; asepsia; auxótrofo, fa; bacilo; bacteriano, na; bactericida; bacteriemia; bacteriocina; bacterioclorofila; bacteriofagia; bacteriófago, ga; bacteriología; bacterioscopia; bacteriostasis; bacteriostático, ca; bacteriuria; biofotogénesis; bioluminiscencia; biopelícula; biorreactor; bioterapia; bipartición; blenorragia; Borrelia; borreliosis; botulina; botulismo; Brucella; brucelosis; campilobacteria; campilobacteriosis; cápsula; carbunco; carotenoide; cefalexina; cefalosporina; cerumen; cianobacteria; ciprofloxacina; Clamidias; clorofila; clorosoma; coco; cólera; colicina; Coliformes; colonia; cutícula; diplococo; disgónico, ca; endospora; endotoxina; enterobacteria; enterococo; eritromicina; Espirilos; Espiroquetas; espora; Esquizomicetos; estafilococo; estreptococo; estreptomicina; eubacteria; eugónico, ca; fagocito; flagelo; flatulencia; glicocáliz; glutamina; gonococo; Helicobacter ; Heliobacterias; infusorio; interferón; lactobacilo; leptospirosis; leucocidina; lisis; lisogenia; lisógeno, na; macrobacteria; magnetosoma; melioidosis; meningitis; merocigoto; Micobacterias; micoplasma; microbio; micrococo; Mixobacterias; nanobacteria; neumococo; nódulo; pasterización; penicilinasa; perítrico, ca; peste; piemia; piógeno, na; plásmido; polimixina; proteasoma; Protofitas; protoplasto; protótrofo, fa; quimiostato; seudópodo; tétanos; tiobacteria; tosferina; treponema; trofosoma; tularemia; vibrión; yodofílico, ca; zooglea
 

IMAGEN

[pulse sobre la imagen para ampliarla]
procedencia de la imagen: http://es.wikipedia.org/wiki/Bacteria
Comentario
Griego científico y remodelación morfológica
Se considera que el primer científico que observó bacterias mediante un microscopio fue el holandés Antonie van Leeuwenhoek en 1676. En este enlace pueden verse dibujos de Leeuwenhoek en los que se aprecian diversos tipos de bacterias (bacilos, cocos y espirilos). El nombre que les dio fue el latino de animalcula 'animalillos' que englobaba organismos que hoy se diferencian con toda claridad, bacterias, protistas, espermatozoos, etc. Más adelante Ledermuller introdujo en 1760 el término, también latino, infusoria. En 1786 se publicó de forma póstuma una monografía del danés O.F. Müller con el título Animalcula Infusoria fluviatilia et marina en la que introdujo para clasificar estos organismos microscópicos los términos monas y vibrio. Esta monografía fue más tarde superada por la de Christian Gottfried Ehrenberg con el título Die Infusionsthierchen als vollkommene Organismen en 1838; nos podemos hacer una idea exacta de su contenido en estas traduciones resumidas de su obra en francés o en inglés; en ella para su clasificación introdujo términos que siguen hoy en uso como espiroquetas, espirilos y el que ahora nos interesa bacteria. En concreto, éste último lo había usado por primera vez diez años antes en la forma latina bacterium en un artículo. Fue, por tanto, Ehrenberg en 1828 el que le dio nuevo significado a la palabra griega baktērion βακτήριον 'bastoncillo', 'varita' por el aspecto rígido y forma de palo que tenían estos seres diminutos vistos por el microscopio. Lo curioso es que Ehrenberg lo usó sólo para un tipo de bacterias, las que llamamos hoy bacilos, las que tenían el aspecto de varitas; sin embargo, después se fue generalizando su uso y hoy, como se señala en nuestra definición (colaboración del prof. de la U. de Salamanca Enrique Battaner para Dicciomed) engloba a todos los procariontes. A partir 1828 una palabra griega adoptó en lenguaje científico por metáfora un significado completamente nuevo. Este fenómeno se clasifica en Dicciomed como "griego científico" y se ha comentado ya en alguna palabra de la semana como citoblasto.

Desde el punto de vista de la forma en español el término debería haber sido bacterio y su plural bacterios. ¿Cuál es el origen entonces del femenino español bacteria? Obsérvese que mientras que algunas lenguas modernas de nuestro entorno mantienen las formas etimológicas, como el inglés, por usar directamente las formas de latín científico, singular bacterium frente a plural bacteria, como el italiano que tiene singular batterio frente a plural batteri, o como el catalán bacteri; otras, como el alemán, francés o español adoptaron otros procedimientos; así el alemán a finales del s. XIX utilizaba el singular Bakterie frente al plural Bakterien; creemos que la clave hay que buscarla en francés, en efecto, en 1825 hemos documentado en una enciclopedia el uso de bactérie (por cierto, ¡contrapuesto a bacille! en una clasificación de insectos palo o fasmidios), como puede verse en este enlace. Es decir, al menos en francés estaba ya en uso en biología bactérie por adaptación fonética de latín científico bacterium, antes de que lo aplicara Ehrenberg a seres microscópicos y de forma natural se utilizó para el nuevo concepto. La adaptación al español de francés bactérie dio lugar a español bacteria. Existe otra interpretación, que el español adoptara como singular el plural latino bacteria, máxime cuando es más frecuente en esta palabra la forma de plural que la del singular. Este fenómeno ocurre en todo un grupo de palabras, como se estudia en Dicciomed en este enlace. Es muy difícil determinar si los femeninos españoles no etimológicos que se agrupan ahí proceden directamente de plurales latinos o han llegado a través del intermediario del francés. Para el caso de bacteria nos inclinamos por el francés.

Francisco Cortés. Abril 2008.

© https://dicciomed.eusal.es. Reservados todos los derechos.

Cada quince días en dicciomed una nueva palabra de la semana (excepto los meses de julio y agosto). Vea el listado de las publicadas. Suscripción por email / por RSS




PALABRAS

  Biología
  Medicina
  Todos los Términos


Ordenadas por:
Fechas
Campo científico
Lengua de origen
Acuñaciones
Creadores

ISBN: 8478005722