Ayuda
Lexema: flem(a) gr. phleg-/phlog- φλέγω     'inflamar'

flema[phlegm]
1. f. (Patol. Neumol.) Mucosidad pegajosa que se arroja por la boca, procedente de las vías respiratorias. Esputo, expectoración.
2. f. (Fisiol.) Uno de los cuatro humores del cuerpo humano según la medicina antigua.
3. f. (Psiquiatría/Psicol.) Calma excesiva, impasibilidad.
lat. tardío phlegma de gr. phlégma φλέγμα [phleg-/phlog- φλέγω gr. 'inflamar' + -ma gr. ]
Leng. base: gr. Antigua. Docum. en 1250 en esp. En gr. es uno de los cuatro humores desde Hipócrates, s. V a.C.; lo curioso, dado el origen etimológico, es que pase a designar el humor acuoso, el más frío de todos; probablemente se deba a que se pasó del significado etimológico primario de 'inflamación con calor' a 'hinchazón', 'tumoración', que en la teoría médica antigua era provocada por flujos y humores. Al pasar a lat. tardío añadió el valor de la 1ª acep., aparece en lat., fr. y castellano mediev.
documentación reciente de flema           documentación histórica de flema
>> ir al comentario >>
Esta palabra también aparece en las siguientes entradas:
constipación; esputo; expectoración; flemático, ca; flemón; pituita
Comentario
Una contradicción flagrante
En el comentario que hacíamos hace unos meses a propósito de inflamación nos quedó pendiente explicar la contradicción que supone que en griego phlégma φλέγμα cuyo significado originario era 'llama' pase a significar a partir del s. V a.C. 'humor acuoso y frío' y este uso se generalice tanto que desplace al primitivo y etimológico. Téngase en cuenta que, si remontamos al indoeuropeo, están etimológicamente relacionadas la palabra flamma del latín y phlégma del griego. Este cambio de significado no afectó en absoluto al verbo phlégō φλέγω, cuyo significado siempre fue 'inflamar', 'prender fuego'. Como se explica en el comentario de inflamación, el calor está asociado a las inflamaciones y de ahí que el griego usara términos derivados de phlégma 'llama' o phlégō 'prender fuego' para expresar la idea de hinchazón con calor, como es el caso del verbo phlegmaínō φλεγμαίνω o el sustantivo phlegmónē φλεγμόνη.

Dado que en la práctica no se usaba phlégma para decir 'llama' (en realidad sólo hay un uso registrado de ese significado, un único pasaje de Homero, s. VIII a.C.), era fácil que se produjera un proceso de derivación inversa o regresiva: se pensó que si phlegmaínō significaba 'inflamarse' y phlegmónē 'tumoración caliente' y eran derivados de phlégma, lo lógico era pensar que phlégma significaba 'inflamación'. Ese fue el valor normal de la palabra a partir del s. V a.C.; después por un proceso metonímico frecuente esa misma palabra pasó a designar también el 'líquido que provoca esas inflamaciones', podía ser un líquido algo espeso en caso de que fuera purulento, o muy acuso, como el de una ampolla. En cualquier caso esa phlégma era algo acuoso y por eso se le atribuyeron las propiedades del agua, humedad y frialdad.

Hay testimonios que demuestran que hubo autores del s. V a los que les llamó la atención la contradicción entre el significado de phlégō 'prender fuego', 'quemar', y phlégma como 'humor frío'. Así, sabemos que Filolao, un pitagórico del s. V a.C. afirmaba que, a pesar de que la mayoría dijera que la flema era fría, él afirmaba que por naturaleza era caliente, puesto que phlégma está relacionado con phlégō. El criterio que usaba era puramente etimológico, pero en aquellos momentos se consideraba que si existía una relación etimológica es que había una relación en la propia naturaleza de los conceptos. El médico, Sorano, en el s. I d.C., dice que phlegmónē 'inflamación' debe relacionarse con el verbo phlégō 'arder', 'prender fuego' y no con phlégma como hace Demócrito. Claro que mientras que para Sorano, phlégma significaba sólo 'humor frío y acuoso', quizá para Demócrito tuviera todavía el valor de originario de 'llama', es decir, quizá Sorano no se dio cuenta de que en realidad Demócrito estaba diciendo lo mismo que él. Los casos de Filolao, Demócrito o Sorano fueron muy excepcionales.

No es de extrañar. Según los principios de la teoría humoral y de los cuatro elementos, la oposición entre la flema y el calor era absoluta. Ya hemos explicado en el comentario dedicado a humor que el tratado hipocrático Sobre la naturaleza del hombre estableció una relación entre los cuatro elementos y los cuatro humores corporales. Los elementos se contraponen por parejas, así el fuego (cuyas propiedades son calor y sequedad) se contrapone al agua (humedad y frialdad), así como la tierra (sequedad y frialdad) se contrapone al aire (calor y humedad); se entiende muy bien en este diagrama. Diagrama de los cuatro elementos y las cualidades asociadas

Cada uno de los cuatro humores corporales tiene un correlato en un elemento y tiene las mismas propiedades que ese elemento (dice S. Isidoro de Sevilla «Sicut autem quattuor sunt elementa, sic et quattuor humores, et unusquisque humor suum elementum imitatur: sanguis aerem, cholera ignem, melancholia terram, phlegma aquam.» "Igual que hay cuatro elementos también hay cuatro humores, cada humor, uno a uno, imita su elemento: la sangre el aire, la bilis el fuego, la bilis negra la tierra, la flema el agua"). Pues bien, la bilis se relaciona especialmente con el fuego, por tanto, sus propiedades son calor y sequedad, de la misma forma que la flema se relaciona con el agua, por lo que sus propiedades son humedad y frialdad. La contraposición, por tanto, entre fuego y agua es total, igual que lo es entre bilis y flema.

A partir de ese planteamiento filosófico (teoría de los cuatro elementos) y su correlato fisiológico (teoría de los cuatro humores), no debe sorprendernos, por tanto, que en Hipócrates, ss. V-IV a.C. no haya ni atisbo de que la flema tenga que ver con el calor. Es todo lo contrario. Mientras que la bilis (su exceso o acumulación) es responsable de las enfermedades causadas por el calor, la flema lo es de las provocadas por el frío, siendo bilis y flema los dos humores cuya acumulación o exceso provocan más enfermedades. (De morbis I.2). Vemos la explicación según Hipócrates.

«La flema baja de la cabeza y la cabeza la atrae del cuerpo y la atrae hacia sí cuando se recalienta y se recalienta por las comidas, el sol, penalidades y fuego.» (De morbis 2.11).

El pasaje es muy ilustrativo. Puesto que se observa que en los catarros fluye flema de la nariz, lo lógico es pensar que la flema se acumula en la cabeza. Pero, ¿por qué?. Muy sencillo, porque el cerebro funciona como un regulador de la temperatura, por ello, cuando se recalienta empieza a absorber flema del resto del cuerpo para intentar enfriarse, esto provocará una acumulación y exceso de flema en la cabeza que hará que uno empiece a moquear y verter líquido por la nariz. Tan simple como eso. (Sobre la concepción de la flema en Hipócrates, J. Jouanna Hippocrate : pour une archéologie de l'école de Cnide, Paris 1974, pp. 92 y ss.). En fin, que la flema es como el agua del motor de los coches, es el refrigerante, mientras que el cerebro es el radiador. La explicación hipocrática abarca más porque se relacionan los humores con el tiempo meteorológico estacional. ¿Cuando hay más humedad y frío? En invierno, evidentemente. Pues también es invierno cuando más catarros hay y más se moquea porque la meteorología estacional propicia acumulación y exceso de flema. Ya hemos mencionado en el comentario de humor que la enfermedad en la concepción hipocrática se producía por un desequilibrio en la proporción de los cuatro humores.

Estas explicaciones que hoy nos parecen más literarias que fisiológicas estuvieron vigentes sin que nadie las cuestionara hasta el siglo XVIII. De la misma forma que lo estuvo la relación entre el carácter de las personas y la constitución humoral. Por tanto, igual que las personas en las que domina la bilis en su constitución tienen un carácter colérico, y en las que hay más sangre lo tienen sanguíneo, y en las que predomina la bilis negra son melancólicas, pues la preponderancia de la flema se manifestará en una forma de ser flemática.

El término se tradujo a latín como pītuīta. En época tardía, en los ss. IV y V d.C. se usó directamente la trasliteración griega, phlegma. Ya se ha dicho que allá por el año 600 estaba en uso en España (S. Isidoro), por tanto no debe extrañarnos que esté documentado ya en castellano en Alfonso X el Sabio, hacia 1250. En efecto, afirma a propósito de la piedra llamada zarukutaz que « Et si los poluos della soplaren a alguno en las narizes; purga la cabeça de flema». (Lapidario).

Sobre la concepción hipocrática de la enfermedad recomendamos una lectura excelente, Pedro Laín Entralgo, La medicina hipocrática, Madrid (Alianza) 1987(2).

Nota erudita: Para documentar este comentario se han estudiado todos los pasajes en que aparece phlégma desde Homero a Hipócrates, gracias a esa herramienta maravillosa que es el TLG on line.

Francisco Cortés. Junio de 2010.

© https://dicciomed.usal.es. Reservados todos los derechos.

Cada quince días en dicciomed una nueva palabra de la semana (excepto los meses de julio y agosto). Vea el listado de las publicadas. Suscripción por email / por RSS




PALABRAS

  Biología
  Medicina
  Todos los Términos


Ordenadas por:
Fechas
Campo científico
Lengua de origen
Acuñaciones
Creadores

ISBN: 8478005722